Trompetista y director de orquesta. Nació en Santa Clara, provincia de Las Villas, Cuba, el sábado 4 de abril de 1928. Trabajó en 1949 en La Habana, cuando engalanó con sus primeros compases con el mejor de todos los septetos cubanos, el Habanero. En 1950 tuvo la fortuna de pertenecer al Conjunto de Arsenio Rodríguez, El Ciego Maravilloso. Grabó con ellos varias páginas, entre ellas: Deuda, Tengo que olvidarte, Soy tu destino, Vuelvo a la vida, La vida es un sueño, Kila, Quique y Chocolate. En el primer semestre de 1953, ante una enfermedad de Calixto Leicea, primera trompeta de la Sonora Matancera, le realiza la suplencia.

Luego,, cuando Benny Moré, su primo hermano, funda su Banda Gigante el 3 de agosto de 1953 en los estudios de la CMQ, Chocolate estuvo en aquel entarimado. Con La Tribu del Benny, Chocolate vino a Medellín del 4 al 7 de agosto de 1955, para actuar en el Club Campestre y en los escenarios de RCN Voz de Medellín y Caracol La Voz De Antioquia. En la noche del sábado 6, los aficionados de Medellín se obsequiaron un banquete musical cubano, aplaudiendo a Las Hermanas Lago en el Club Medellín, a René Cabel en el Hotel Nutibara, a la Sonora Matancera con Celia Cruz en el Grill Candilejas y a La Tribu del Benny en el Club Campestre. En noviembre de 1958, Armenteros desde La Habana viaja con la Orquesta de Fajardo y sus Estrellas a Nueva York, para amenizar un baile privado en el magno Hotel Waldorf Astoria, contratado por la campaña del joven senador americano, Johnn F. Kennedy, quien estaba en campaña presidencial. Desde entonces sienta reales en La Capital del Mundo. Para 1963 es contratado por la Orquesta de Machito y sus Afrocubanos, con quien vino a ambientar la Feria de la Caña de Cali, en diciembre de 1964. Allí ganaron La Carreta de Plata, máximo galardón para la mejor orquesta extranjera. Después actuaron en Bogotá desde el 8 hasta el 13 de enero 1965. En estas presentaciones, nuestro fenecido maestro Edmundo Arias, al apreciar el estilo de Chocolate con la trompeta, lo aclamó. En los primeros años de la década del setenta, con el advenimiento del movimiento salsero, trabaja con la banda del virtuoso Eddie Palmieri, por fortuna también por estos días en nuestra ciudad de Medellín. En 1975 hace parte de la producción llamada Estrellas Tico Alegre, con sus colegas, Javier Vásquez, La Lupe, Tito Puente, Vicentico Valdés, Vitín Avilés, Sexteto de Joe Cuba, Ismael Rivera y sus Cachimbos, Yayo El Indio, Héctor Rivera, Cachao, y otros. De 1977 hasta 1980 integra la famosa Sonora Matancera, y con ella actuó en Medellín en 1978, cuando como cantantes estaban Yayo El Indio y Jorge Maldonado. Después fundó su propio grupo para pertenecer al sello SAR, con el que realiza giras por todo el mundo y grabaciones: Chocolate dice (1982), Chocolate en Sexteto (1983), Estrellas de Chocolate (1987). Con su propia Agrupación estuvo en 1983 en la Feria de la Caña de Cali, y alternó con la Charanga América, Ismael Miranda, El Gran Combo de Puerto Rico y la Billo´s Caracas Boys. Actualmente con su elenco es animador del mundo musical latino de La Ciudad de los Rascacielos. Sus duelos musicales con el gran trompetista panameño Víctor Paz, fueron memorables. Su versión instrumental de El manisero, es famosa y plausible. Como compendio de su carrera musical, digamos que es reputado como uno de los máximos trompetistas que ha dado Cuba. De él escribió César Miguel Rondón, autor del libro de la Salsa: Alfredo Chocolate Armenteros es la más cubana y a la vez innovadora de todas las trompetas que pudiera albergar Nueva York.